Importancia de la medición de la calidad del agua

Compartir noticia

La calidad del agua es un término que se utiliza para describir las propiedades químicas, físicas y biológicas del agua. La calidad del agua depende principalmente del uso que se le va a dar.

El impacto humano Importancia de la medición del agua en los sistemas acuíferos ha causado problemas de control de la calidad del agua, bacterias y microorganismos han dañado los suministros del agua potable y, en ocasiones, han causado graves enfermedades a los habitantes.

Se han detectado contaminantes químicos en arroyos, dañando la vida vegetal y animal; de manera similar, ha ocurrido; derramamiento en el drenaje; plaguicidas y otros químicos se han infiltrado en la tierra y han contaminado los acuíferos, en esta nota técnica veremos de manera breve y concisa la importancia de la calidad del agua y en especial el monitoreo periódico.

¿Qué hay naturalmente en el agua?

Las sustancias disueltas más comunes en el agua son minerales o sales que, como grupo, se denominan sólidos disueltos. Los sólidos disueltos incluyen componentes comunes como calcio, sodio, bicarbonato y cloruro; nutrientes vegetales como nitrógeno y fósforo; y oligoelementos como selenio, cromo y arsénico.

En general, los componentes comunes no se consideran perjudiciales para la salud humana, aunque algunos componentes pueden afectar el sabor, el olor o la claridad del agua. Los nutrientes de las plantas y los oligoelementos en el agua pueden ser dañinos para la salud humana y la vida acuática si exceden los estándares o pautas.

Los gases disueltos como el oxígeno son comunes en las aguas naturales. Los niveles adecuados de oxígeno en el agua son una necesidad para los peces y otras formas de vida acuática.

¿Cómo se mide la calidad del agua?

Algunos aspectos de la calidad del agua se pueden determinar directamente en el arroyo o en el pozo. Estos incluyen temperatura, acidez (pH), oxígeno disuelto y conductividad eléctrica (un indicador indirecto de minerales disueltos en el agua). Los análisis de sustancias químicas individuales generalmente se realizan en un laboratorio.

Medición de PH: El pH es una manera de evaluar que tan adecuada es el agua para una planta o animal.  Si el agua es demasiado ácida o alcalina, ya sea a por contaminantes naturales o de origen humano, puede haber un impacto profundamente negativo a la vida acuática.  Un pH normal en cuerpos de agua tiene un valor de entre 5.0 a 9.0, pero de manera ideal debería estar en un rango de entre 6.0 a 8.0.

Medición de temperatura: La temperatura es una de las medidas más comunes en la vida diaria. En el contexto de calidad de agua, la temperatura puede proveer un indicio de las condiciones de vida para plantas acuáticas y animales.  Las temperaturas templadas se consideran generalmente benéficas para el crecimiento de la población acuática. De cualquier forma, después de cierto punto la temperatura puede tener un efecto contrario, contribuyendo a declinar la diversidad biológica en cuerpos de agua.

Medición de conductividad/TDS: La presencia de total de sólidos disueltos (TDS), expresada en la CE, puede ser un indicador de contaminantes. Altas concentraciones de TDS pueden reducir la calidad de agua y causar problemas en el balance de agua para organismos individuales. Por otra parte, bajas concentraciones pueden limitar el crecimiento de vida acuática.

Medición de oxigeno disuelto: Los niveles de OD pueden ayudar a indicar la salud de un cuerpo de agua. Si los niveles de OD están dentro de la media o más altos, el agua es un buen ambiente para una amplia variedad de vida acuática.

Medición de turbidez: Si el agua es proporcionalmente más clara, entonces los organismos acuáticos se pueden beneficiar del aumento de luz para sus actividades fotosintéticas. El aumento de la fotosíntesis ayuda a incrementar el suministro de oxígeno en agua. La turbidez es un indicador sencillo de problemas potenciales en agua, ya que puede medirse de manera visual y de manera cuantitativa.

¿Por qué tenemos normas y pautas de calidad del agua?

Se establecen normas y pautas para proteger el agua para usos designados, como beber, recreación, riego agrícola o protección y mantenimiento de la vida acuática. Las normas para la calidad del agua potable garantizan que los suministros públicos de agua potable sean lo más seguros posible.

Normativa Nacional: Reglamento de la Calidad del Agua para Consumo Humano MINSA DS031-2010

DETERIORO DE LA CALIDAD DEL AGUA

La demanda y la necesidad de más recursos hídricos puede crear problemas en la calidad del agua. La contaminación es la principal causa, dado que produce cambios en la composición física, química o biológica del agua debido a la introducción de sustancias o microorganismos no deseados que pueden llegar a convertirse en un riesgo para la salud de las personas a corto o a largo plazo.

Las fuentes de contaminación del agua proceden de actividades industriales, ganaderas, agrícolas, urbanas e incluso de fuentes naturales y pueden degradar la calidad del agua desde su origen, en las captaciones, en las aguas subterráneas o en otros puntos de la zona de abastecimiento. Y un tratamiento inadecuado no solo produce una reducción de la calidad, sino que también conlleva riesgos para la salud.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL MONITOREO DE LA CALIDAD DEL AGUA?

El monitoreo de calidad de agua genera información sobre diferentes variables físicas, químicas y biológicas de un determinado sistema acuático. Los programas de monitoreo colectan una gran cantidad de datos comparables a través del espacio y tiempo. Por tanto, permiten tener un registro de variables útiles para inferir sobre la calidad del agua y evaluar si está siendo afectada por el uso y/o manejo que se está realizando, tanto en su cuenca como en el mismo sistema, así como establecer recomendaciones de gestión encaminadas a mejorar el bienestar de la salud pública y proteger el ecosistema (Arocena et al., 2008; Chapman, 1996).

Algunos objetivos que permiten abordar los monitoreos de calidad de agua son:

  • Caracterizar la calidad del agua e identificar los cambios o tendencias en el tiempo.
  • Identificar los problemas de calidad del agua específicos existentes o emergentes.
  • Reunir información para diseñar programas específicos de prevención o remediación de la contaminación.
  • Determinar si las metas de un programa de reducción de la contaminación, como el cumplimiento de los reglamentos o la implementación de acciones efectivas de control de la contaminación, se están cumpliendo o están siendo efectivas.
  • Responder a situaciones de emergencia, tales como derrames e inundaciones.

Recibe mas noticias de Zamtsu Ambiental

Déjanos tu correo

Más fechas del Calendario Ambiental

Whatsapp
1
Cotiza aquí 👇
Hola, para cotizar un equipo, click aquí 👇